18/6/11

Cada día trae su Propio Afán

Evangelio según San Mateo 6,24-34.


Nadie puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien, se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero. Por eso les digo: No se inquieten por su vida, pensando qué van a comer, ni por su cuerpo, pensando con qué se van a vestir. ¿No vale acaso más la vida que la comida y el cuerpo más que el vestido? Miren los pájaros del cielo: ellos no siembran ni cosechan, ni acumulan en graneros, y sin embargo, el Padre que está en el cielo los alimenta. ¿No valen ustedes acaso más que ellos? ¿Quién de ustedes, por mucho que se inquiete, puede añadir un solo instante al tiempo de su vida? ¿Y por qué se inquietan por el vestido? Miren los lirios del campo, cómo van creciendo sin fatigarse ni tejer.

Yo les aseguro que ni Salomón, en el esplendor de su gloria, se vistió como uno de ellos. Si Dios viste así la hierba de los campos, que hoy existe y mañana será echada al fuego, ¡cuánto más hará por ustedes, hombres de poca fe! No se inquieten entonces, diciendo: '¿Qué comeremos, qué beberemos, o con qué nos vestiremos?'.

Son los paganos los que van detrás de estas cosas. El Padre que está en el cielo sabe bien que ustedes las necesitan. Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura. No se inquieten por el día de mañana; el mañana se inquietará por sí mismo. A cada día le basta su aflicción.

Extraído de la Biblia, Libro del Pueblo de Dios.

Reflexión del Santo Evangelio

“Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura” El mensaje del evangelio nos hace reflexionar profundamente acerca del objetivo de nuestras vidas y es el de evaluar si esta vida que llevamos la estamos haciendo a punta de añadiduras, y estamos dejando pasar el reino al que nos llamo Dios a estar en esta tierra, será que nos estamos conformando con migajas, cuando Dios nos tiene una despensa llena de provisiones.

Que debemos hacer para no seguir viviendo por migajas? El evangelio nos da la respuesta, busquen primero el reino y su Justicia – ¿dónde está ese reino y esa justicia? Simplemente es seguir y vivir la vida de Jesús, aceptar a Jesús Hijo para conocer a Dios Padre, dejando de ser hombres de poca Fe e inquietarnos por la vida, dejemos que Dios sea el que dirija nuestro destino; que descanso seria para nuestra vida que pudiéramos aplicar las enseñanzas de Jesús “No se inquieten por el día de mañana; el mañana se inquietara por sí mismo. A cada día le basta su aflicción” “Quien de ustedes, por mucho que se inquiete, puede añadir un solo instante al tiempo de su vida”. Que el mensaje del evangelio nos invite a reflexionar cuan corta es la vida y solo con la sabiduría que nos da Dios no la vamos a desperdiciar. Amen